miércoles, 29 de febrero de 2012

MARATON DE SABORES


Hoy miércoles de año bisiesto viajo a Indonesia y Australia. A Indonesia a cocinar y a Australia a ser madre y abuela. A cargo de mis sabores y de mis afectos en Venezuela queda el señor Juan Sará. Novio, compañero, colega, amigo, esposo...y corredor de maratones.
Acaba de lanzarse el medio maratón de la CAF del pasado domingo, 21 kms y tantos metros, en dos horas once minutos luego de muchos meses de reentrenar sus paticas y pulmones que fueron muy corredores allá en otros tiempos.
Juan es para mi un asombro de disciplina y constancia. Es capaz de quedarse cuidando a mi madre y a mi hermana, a las perras de mis hijos, la empresa y sus clientes, de entender que mi abuelazgo australiano me requiere y que los dólares no dan para que viajemos ambos.
Juan es capaz también de hacer zapping perfecto entre Globovisión y La Hojilla, de leerse de madrugada todos los periódicos digitales y runrunes, de aprender a tocar bossa nova bajo el tutelaje de You Tube sin dejar que el chutney se le queme, de hacer cuatro entrevistas en retahila, de estar pendiente que nunca el carro se quede sin gasolina.
De Juan he aprendido su resistencia entre palestina e indígena, su capacidad de cambiar para bien, su solidaridad sin fracturas y su enorme sentido de familia.
Se que cuando regrese estará esperándome para seguir cocinando. Que gozará el calor del festival en Amapola y los sabores que yo traiga, que estará felíz de que vayamos a Guayana, a Maracaibo, a Mérida y a Bogotá.
Sé que el jardin de la casa estará mas lindo, que en Río Caribe hará mas calor, que Juan esperará que le traiga una chaquetita de corredor, o un reloj para medir sus tiempos

3 comentarios:

Don Jesús de la Cosa Nuestra dijo...

Juan Sará Serrano, compañero de trabajo de mis inicios como operador de master en TuTv, mucho tiempo ha pasado y si me ve hoy seguro no se acuerda (muchos kilos menos) pero igual recuerdo de su profesionalismo, ya pronto colegas en las artes de la comunicación espero le entregue mis saludos (antes o después de Australia, que da igual). Cuando vengan por maturín, a cocinar o a comer, me encantaría estrechar sus manos. Feliz viaje

Zinnia dijo...

Qué bello Tamara, contar con un compañero así. Mis mejores deseos para ese viaje, suena muy emocionante: Yakarta y por supuesto el abuelazgo.

La peque dijo...

Amor a papá Juani, el padre universal y querido <3