lunes, 16 de noviembre de 2009

TRISTE Y FELIZ

Acabo de leer algo que escribió mi pronto doble colega Karina Pugh en su blog Paladar Inteligente. Fue a un restaurante a comer y le salió un tornillo en la pizza. A mi me cayó frutero esta semana cocinando en Catar cuando unas señoras que fueron dijeron por FB que lo que cociné con esmero no valía la pena. Me disculpé en er feisbuc con las señoras que no conozco y después se lo conté a mi amiga Valentinita llorando como una tonta de tanto pesar.
Total que en cuatro días servimos como mil comandas y estoy segura que alguien más se debe haber ido triste y desconsolado, insatisfecho, pero que otra andanada de gente se fue harta de placer.
Así nos pasa, como dice el dicho tan redicho: no somos monedita de oro y en la cocina y en la sala pasa de todo.
Cuando me entero salgo corriendo e invito el postre, el roncito carupanero, propongo otro plato y me tiembla el labio superior de furia y tristura. Asumo las responsabilidades que me tocan y las que no también.
Nada me hace más infelíz en la cocina que no poder dar el placer que quiero, que alguien piense que la comida pariana no es la maravilla que es. Me reviso yo y mis recetas, hablo con los mesoneros y mesoneras, tengo pesadillas y me olvido que a 998 personas le gustó mi cocina si hay dos a quienes no les gustó. Juro que no es por el ego (¿o estaré jurando en vano?) ... pero yo me creo que no, que quiero, necesito y sueño con un servicio tan impecable como la cocina que intentamos.

4 comentarios:

Cero gastronomia larense y mas.... dijo...

Hola y buenas sra.Tamara, me gustaria realizarle una entrevista para mi blog.Por favor cuando pueda contacteme. Gracias


cero_sc@yahoo.es

Erosrapsodia dijo...

Es cierto lo que mencionas en tu post. Yo tuve un restaurante aqui en Madrid, y me pasaba exactamente lo mismo cuando la mesonera me decia que había algun problema con algún plato. Ese día no podía dormir, me sentía tan triste, tan derrotada, pero al día siguiente se me pasaba. Como dices tú, me alentaban los otros 99 comensales que me felicitaban por mi cocina. Si la gente supiera que lo que uno hace lo hace con amor y por vocación. Pero aprendí que cada crítica es un regalo. Y que era humanamente imposible que mi cocina gustara absolutamente a todos. Te felicito por tu trabajo, yo soy Portocruzana y mi padre es de Carúpano, y me emocionó muchisimo al leer sobre tu trabajo y tu trayectoria. Orgullosa se lo he he mostrado a todos mis amigos chef aqui en Madrid. Un abrazo gigante.

Tamara en su cocina portatil dijo...

Mil gracias. Y así es....uno sigue pa lante y espera aprender cada día ser y hacer mejor. Y que rico Madrid!!!! Sigues cocinando?

Cristabel dijo...

Buenas Noches Sra. Tamara, acabo de descubrir su blog. Yo estuve en ese festival y para mi fue un placer probar su comida, recuerdo que fue el 12 de noviembre y en mi twitter escribí que su comida me supo a gloria, el Coguyon de Langosta y el Calamar relleno estuvieron sencillamente sublime, cuando estuvo en Catar ahorita en diciembre probé el pelau de langosta y como postre la naranja confitada con helado de chocolate y ron y quedé XD con una sonrisa dibujada en mi cara de lo rico que habia comido. Un abrazo!